viernes, 17 de septiembre de 2010

Benditas recaídas...


Recaídas dulces, viviendo los puntos suspensivos del final de los finales.
Cuando necesito cariño ahí estas tu, algo increíble después de habernos desgarrado el alma, el corazón y la calma… casi nos hemos sacado los ojos entre reproche y reproche. El rencor era el único que me dejaba definirte como el ser mas depravado de cuantos haya conocido. No te quiero, pero te echo de menos. Eres lo prohibido, eres esa agua de la que no beberé, lo que debería negar ante todo y ante todos las veces que haga falta. Yo soy tu castigo, todo aquello para lo que siempre habías usado la palabra nunca, y aquella con la que sueñas cuando te refugias en otros brazos. Soy el atajo que no te lleva a ningún lado y que provoca que te pierdas en el frondoso bosque de mis palabras. Soy ese pececito loco que ya no muere por tu boca, pero que vuelve a buscarla cuando ésta le provoca. Soy todo lo que tu mente intenta evitar y lo que tu corazón no puede dejar de desear. Soy tu talón de Aquiles. Soy tu vicio mas ilegal.
Tus palabras:- Tranquila, no puedo permitirme el lujo de volver a enamorarme de ti.
Pero ¿es que alguna vez has sido capaz de dejar de pensar en mi? Hubo un tiempo en que me sentía culpable por no se capaz de quererte de la misma manera, y sabes que sigo enamorada de él. Pero ahora el juego me divierte. Y eso me asusta. Me estoy volviendo así, como tú!

4 comentarios:

  1. Cuando las reglas del juego no están escritas, resulta complicado comprometerse a aceptarlas sin caer en la cuenta de que, en un momento dado, pueden cambiar para volverse poco a poco en tu contra. El amor es así, su regla es que no las haya. Y eso gusta, estimula, y provoca un dolor agradable en el pecho. Las personas somos muy propensas al dulce, ¿no crees?(:

    Gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  2. Completamente de acuerdo... un juego peligroso, apto para golosos y corazones débiles (como el mio) propensos a recaer en ese agradable dolor de pecho.

    De nada, es un verdadero placer.

    ResponderEliminar
  3. Que grande.. es alucinante Aileen.. me siento igual que tú en este texto, sabes transmitirlo perfectamente, llegar a los demás.. es genial!

    ResponderEliminar
  4. Gracias =) me alegro de que te guste y te sientas identificada!

    ResponderEliminar