viernes, 8 de junio de 2012

Verano azul

El siglo pasado tuve entre mis brazos un bebé azul, sonriente y mofletudo. Debimos escaparnos al país de Nunca Jamás. A vivir aventuras azules, todos los veranos azules tardíos por culpa de primaveras celestes, para seguir tan azules como esa silla, como sus ojos. Tan redondos como sus mofletes a media carcajada o gorgorito. Y tan pequeños como sus manitas agarrando las mías.

de pequeños y guapos
todos los días eran naranjas.

1 comentario: