domingo, 27 de mayo de 2012

Tyler Durden se enamoró de mi

Qué mejor momento para enamorarse que viendo como una ciudad entera se derrumba. Qué mejor momento con el que soñar. Qué mejor momento que dos segundos después de suicidarte y seguir vivo. Qué mejor momento para darle a alguien la mano que ese en el que los dos morimos de amor y miedo viendo caer edificios que se empeñaron en hacer cosquillas al cielo, y lo pagaron.
Cómo debe de ser encontrarte de repente asustado, en medio de una pasión capaz de provocar maremotos, incendios, terremotos, tsunamis, huracanes, despertar volcanes, tormentas eléctricas y llevar a cabo todo tipo de destrucciones románticas, como reacción a un pequeño roce.
O simplemente, capaz de hacer llevaderos los domingos.
Lo nuestro jamás fue una entrega kamikaze. Ni siquiera se acercaba al placer de imaginar todo esto. Nunca fue un riesgo memorable, nunca fue algo inolvidable.
No me conociste en un momento extraño de mi vida. No me conociste. No fuimos fuegos artificiales. No fuimos nada. No me rompiste en condiciones. Solo rasgaste. Lo que tal vez, fue peor. Romperme a medias, que poca decencia la tuya.
Me costó descubrirlo y entenderlo, primero tuvieron que perder fuerza las mareas que me revolvían, luego tuve que convencerme de que merecía huracanas que me revolviesen mejor. Desterré de mis sábanas tu feo invierno y el calor volvió a acostarse conmigo. Entonces descubrí que ya no echaba de menos nada, ni siquiera tu dedo en mi ombligo. Entonces descubrí que al fin era libre y me asusté, y quise huir. Pero huir a buscar un huracán, una prisión, un refugio, un escalofrío.
Pues "libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien". Cernuda lo sabía, y yo también. Buscar una razón para existir, que salvándome de pozos y vacíos de sombras me regale algún drama o tal vez un desayuno en la cama. Quizá más. Una obsesión enfermiza que me haga sentir viva. Quiero volver a dormir. La noche viene a por mi todos los días con sueños dulces que solo me apetece saltar, invento pesadillas por miedo a las cosas bonitas que quiero soñar. Como cuando veía helados de luz en cucuruchos de constelaciones, cuando la luna me sonreía a través de la ventana en una de esas noches tan tranquilas, y se enamoraba de mi, y me mandaba besos y cumplía mis deseos y dominaba las mareas. La luna estaba de mi parte, y no había nada más grande. Pero ese tiempo ya pasó. Ahora tengo otros planes.
Tropezar con sonrisas que me rompan el corazón y jamás me planteé esquivar, debe ser la misión primordial del resto de mis paseos. Romper a llorar de verdad por vez primera en 20 años cuando alguien me haga pensar en días futuros y luego los pise, será un bonito reto. Jugar, arriesgar y perder, y no volver a recuperarme. Enamorarse debe ser una gran aventura. Escapar de este 'país de nunca jamás' que he construido con un par de almohadas vacías. Aquellas que en su día usé como escondite de cincuenta alientos y tres gemidos que se ahogaron conmigo. Volver a precipitarme al placer de la adrenalina de quedar atrapada entre esos brazos que abrazan. Esos brazos que te llevan al borde del precipicio y te sostienen ahí, extasiada, viéndote morir al mínimo vacile, en medio de ese vértigo que es gusto y terror a la vez, atrapada en la más sublime de las sensaciones. Viviendo un amor suicida, una pasión tan peligrosa como atractiva, y destructiva.
Tal vez tenga que darle la vuelta a mi vida para que existas. O tal vez le dé la vuelta al mundo entero para que viva conmigo nuestra trágica historia. ¿Habrá más giros de esos que da el estómago y que lo cambian todo? Los dos sabemos que sí. Sabemos que estás esperando detrás de mis esquinas favoritas y te has enamorado de como me rasco la nariz. Cuando aparezcas podré decir que una noche hice el amor con Tyler Durden y vi derrumbarse una ciudad. Que luego él se convirtió en un hombre normal y aunque quedé destruida, por fin hubo un momento en que estuve viva.

http://www.youtube.com/watch?v=xBJ02B6TTcg

5 comentarios:

  1. :O :O de verdad que me has dejado con la boca abierta... me encanta como escribes.. :Viviendo un amor suicida, una pasión tan peligrosa como atractiva, y destructiva; esa frase me encanta. Y es que es eso realmente en lo que consiste el amor, en arriesgar, en olvidarse de todo lo demás y dar tu vida y confianza a otra persona. sigue así, eres increible! un beso :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Mil gracias por esas palabras!:)

    ResponderEliminar
  3. Chapeau, otra vez. Tras leer esto me parece sacrilegio el no hacerte más Spam por Twitter.

    ResponderEliminar
  4. Y si no se enamoró antes... lo hará ahora
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. :) abrazos y besos, fuertes fuertes.

    ResponderEliminar