lunes, 8 de noviembre de 2010

Ella

Una vez puestos a pensar, ya no puede parar, su corazón sabe lo que quiere, quiere tantas cosas... su cabeza loca no lo pude aceptar, pero es una aventurera, valiente, y pronto... será capaz. No quiere hacer daño, no quiere ver esos ojos empañados. Y su dolor es aún más hondo. No ha sabido ser egoísta, y su corazón le pide tantas cosas... ¿Como se hace para no complacerlo? Quiere volar a las nubes, quiere disfrutar de su dulce algodón. Quiere verse de nuevo empujado por ese motor amor. Recuperar la ilusión, que ésta llene el vacío de cosquillas, que le robe una sonrisa a la razón. Quiere romper con la rutina y vivir algo en lo que ésta no tenga cabida. Que los buenos días  dejen de ser amargos.
Desea no arrepentirse, está dispuesto a tropezar las veces que haga falta, pero caminará y caminará y no se va rendir. Tiene ganas de luchar, de arriesgar, de volver a empezar, de cambiar y dejar de mirar atrás.
Pero es tan difícil confesar lo que el corazón grita y la mente se empeña en ocultar.
Y es tan difícil transformar un pensamiento en dolorosas palabras. Por mucho que le retuerza las tripas pensarlo, ya no pude continuar, ya no quiere continuar.
Ya no puede evitar que el corazón se salga con la suya. Quiere sonreirle y decirle que si. Consentido corazón mimado, ella va a mimarte todavía más.

4 comentarios:

  1. Sí, mi niña,
    yo también quiero volar...
    Te quiero muchísimo A, muchas gracias por todo, eres una escritora increíble por cierto :)

    ResponderEliminar
  2. Escritora increible...esa es la definición...

    ResponderEliminar